"Tú diste alegría a mi corazón"
~Salmo 4:7~

 

Cuando hablamos de poemas o poesías cristianas
nos sentimos identificados con el autor de las mismas,
ya que es una de las formas de adorar al Señor por lo
que El es, y por todo lo que hizo por nosotros..

Estoy agradecida a los autores de estos hermosos
poemas, que son la expresión de mi corazón.

 


Dar

Una cosa yo he aprendido
de mi vida al caminar:
No puedo ganarle a Dios
cuando se trata de dar.

Por mas que quiero yo darle,
siempre me gana El a mí,
porque me regresa más 
de lo que yo le pedí.

Se puede dar sin amar, 
no se puede amar sin dar. 
Si yo doy, no es porque tengo, 
más bien tengo porque doy.

Y cuando Dios me pide, 
es que el me quiere dar; 
y cuando mi Dios me da, 
es que quiere pedir.

Si tu quieres, has el intento y
comienza a darle hoy. 
Y verás que en poco tiempo 
tu también podrás decir: 

Una cosa yo he aprendido 
de mi vida al caminar: 
No puedo ganarle a Dios, 
cuando se trata de dar.

Búsqueda

Te buscaba, Señor, en las alturas,
en el sol, en el viento y en la mar...
En las cuencas profundas del abismo
y en las rocas de altiva majestad.

Te buscaba, Señor, por todas partes...
¿Dónde habitas? -clamaba sin cesar-
Te buscaba, Dios mío, intensamente,
para amarte en espíritu y verdad.

¿Dónde estas? -anhelosa preguntaba-
¿Dónde puedo encontrarte y adorar?...
Y una voz, desde el alma, respondióme:
"Dentro tuyo. Aquí estoy. No busques más".

~Elba de Genti~

ORAR

Ayer, cuando temprano al despertar
me apresure a comenzar el día,
teniendo tantas metas que alcanzar
pensé: "para orar tiempo no había" .

Problema tras problema se agrupaban
y el día se me hacia más pesado;
pregunte a dios por qué no me ayudaba
y me dijo: "no lo has solicitado" .

Traté de hallar alegría y belleza
en un día tan gris, feo y pesado;
entonces mire a dios con gran tristeza,
mas el me reprocho: "no me has buscado" .

Quise encontrar la llave de la puerta
y así poder estar de dios al lado:
"la puerta siempre estuvo bien abierta
debiste, "dijo dios, "haber llamado".

Hoy desperté a la luz de un claro día
con ansias de la tarea comenzar
mas para empezar con armonía
recordé que debía antes orar.
~Anónimo~

La lámpara 

Encendí mi lámpara un día
con mi experiencia
y luego de un tiempo la apagó
la luz de la experiencia de los otros.

Encendí mi lámpara un día
con la seguridad de mi carácter
y un contratiempo llenó de tristeza
mi vida y la apagó.

Encendí mi lámpara un día
con mi buena situación económica
y una caída en picado en los valores
la apagó sin darme cuenta.

Encendí mi lámpara un día
con la seguridad de una situación 
familiar estable y un día la muerte
la apagó con la marcha de un ser querido.

Encendí mi lámpara un día
con mis posesiones materiales
y un incendio arrasó todo 
y no ha quedado nada.

Encendí mi lámpara un día
con mis amistades
pero se apagó
porque un día me traicionaron.

Traté de encender la lámpara de mi vida
con pasarlo bien,
pero enseguida la apagó la luz del hastío.

Traté de encender la lámpara de mi vida
con seguir una buena religión
pero la apagó el encontrarme 
siempre con tumbas con cuerpos dentro.

Traté de encender la lámpara de mi vida
viendo la naturaleza
pero un incendio veraniego
también la apagó.

Igual que Pedro me he preguntado
¿A quién iré?
Solamente Jesús puede encender 
la luz de mi vida con su presencia
y es indudable que nada ni nadie
la podrá apagar, ni siquiera la muerte,
pues mayor es el poder 
de quien la encendió.

Quiero servirte

Quiero Señor servirte
Olvidándome de mí,
Y si en alguien pienso
Solo pensar en ti.

Si estás en mi mente
Y en mi corazón,
Todas las demás cosas
Demostrarán tu amor.

Quiero Señor servirte
Sin antes preguntar,
Cuántos inconvenientes
Tendría que enfrentar,

Si por ti me decido,
Y tú conmigo vas,
Me bastará tu gracia
En mi debilidad.

Quiero Señor servirte,
Con toda integridad,
Que escudriñes mi vida
Y en tu palabra andar,

Que del mundo sus glorias
Yo pueda despreciar,
Y si de valor busco algo,
Busque tu santidad.

Quiero Señor servirte,
Y hacer tu voluntad,
Aceptando tus retos,
Sin mirar hacia atrás,

Si a las almas me mandas
Les hable de tu amor,
¿Qué pueda detenerme
Que tenga mas valor?

~Anonimo~

GRACIAS

Te doy gracias mi Señor
por las aguas de los ríos,
por la luna y por el sol,
y por todo lo que es mío.

Por el aire que respiro,
por mi dicha y mi salud
y por las cosas que miro,
te doy gracias mi Jesús.

Te doy gracias por las flores,
pero más por esta flor
con que adornas mis amores;
la presencia del Señor.

Yo doy gracias por mi vida,
porque Jesús la salvó.
Canta mi alma agradecida
esta alabanza al Señor.

Doy gracias por las estrellas
que alumbran mi salvación
porque salí de tinieblas
con Cristo en mi corazón.

La oveja perdida


Cual oveja descarriada
Huyendo de su Pastor,
Así andaba yo alejada
Del camino del Señor.

Pero mi buen Salvador
Me miró y me vio perdida
Y vino lleno de amor
A salvarme y darme vida.

Con tanto amor me buscó
Mi amantísimo Pastor,
Que su sangre derramó
Por librarme del dolor.

En vez de darme castigo
Que mi culpa mereció,
Bondadoso y compasivo
En sus hombros me llevó.

Ahora que me ha salvado
Y me ha vuelto a su redil,
Soy tan feliz a su lado
Que le adoro veces mil.

Hasta que en la eterna gloria
Siempre le pueda mirar
Y cantar la dulce historia
Del que me vino a salvar.

Amigo que no eres salvo:
Jesús hoy te busca a ti;
Ven pronto, ven a su lado,
Que con El serás feliz.

~Elvira Vila Massana~

 

Quiero ser lo que querías


Se oía un murmullo suave;
me acerqué para escuchar
¡Cuán grande fue mi sorpresa
al ver las flores hablar!

Observé que se miraban,
comparándose tristemente
no podían comprender,
¿por qué eran diferentes?

Con llanto desconsolado
oí la rosa que decía:
Yo no sé por qué razón
tengo que tener espinas.

De pronto y para mi asombro
del cielo se oyó una voz:
"Eres rosa con espinas
porque así te creó Dios"

Nunca mires hacia abajo
ni tampoco alrededor;
eleva tu rostro al cielo
donde mora el Creador.

Si el día en que te creó
no te hubiese puesto espinas
entonces no serías rosa;
otro nombre tú tendrías.

Piénsalo por un momento,
¿por dalia te cambiarías?
¿margarita, lirio, nardo? .....
Yo sé que no aceptarías.

En tu rostro puedo ver
no más llanto, sino alegría
has podido comprender
que así es que Dios te quería.

Ahora sé que puedes ver
lo que antes no veías;
estabas tan ofuscada
observando las espinas
que nunca se te ocurrió
mirarte en el lago un día.

¡Cuán sorprendida quedaste!
Absorta, hasta confundida
Viste en tí tanta belleza
que lloraste agradecida!

Quiero seguir siendo rosa;
quiero ser lo que querías
¡Gracias mi buen Creador!
Tú sabías lo que hacías.

Con amor Tú me creaste,
¡Gracias por esas espinas!
Al tallo dan fortaleza
y yo permanezco erguida.

Te agradezco, Creador,
haberme formado un día
pues hoy sí que puedo ver
lo que antes no veía.

~Zaida C. de Ramón~

Delilah Designs cerró su site
*Creada con amor*